jueves, 20 de enero de 2011

Relaciones que transformen.

En nuestra diario vivir, nos relacionamos con todo tipo de personas; las relaciones interpersonales son algo que naturalmente se da y que definitivamente es bueno y saludable desarrollar.

Para el líder de jóvenes y adolescentes las relaciones con sus muchachos deben ser una prioridad ministerial. No podemos hablar de crecimiento si no nos enfocamos a estar con nuestros muchachos construyendo relaciones significativas. En la iglesia primitiva el compañerismo era más de relaciones positivas que de entretenimiento. No hallo hasta ahora ningún versículo bíblico que hable de emplear tiempo con los jóvenes y jugar al fútbol. Lo trascendente del ministerio juvenil no es cuantas vengan a jugar pelota, sino cuantos vengan a los pies de Jesús.

El pastor de jóvenes y adolescentes Doug Fields afirma en su texto “ministerio de jóvenes con propósito” la siguiente cita “No existe un programa, no importa de que calidad, que sustituya el cuidado personalizado porque los programas no desarrollan relaciones; la gente si”, no hay mayor verdad que esta, solo las relaciones significativas, de valor, ayudara a nuestros jóvenes a aprender cual es el camino correcto y como decidir por el.

Cuando nosotros desarrollamos relaciones obtenemos los siguientes resultados.
  • Logramos una conexión: Al acercarnos a los jóvenes y entrar en su mundo nos conectamos con ellos lo cual les permite a ellos sentirse confiados y abrir su corazón con mayor libertad. Sin embargo, no todos los jóvenes son iguales, algunos tardaran mas que otros en confiarnos cosas intimas de su vida, así mismo, algunos no se abrirán tan fácilmente, pero con el amor y la paciencia necesarias para esta labor lograremos no solo conectarnos sino entenderlos y ayudarlos, que son los otros resultados de las relaciones significativas.
  • Los comprendemos: Hay una publicidad súper interesante sobre una galleta en la tv, y donde la frase “solo para incomprendidos”, sirve para catalogar a los jóvenes que salen ahí, y que viven atrapados en una sociedad de adultos que simplemente “no los comprende”, y cuantas veces  nos hemos sentido así a los12, 13, 16 o 17 años, muchas veces; al generar relaciones significativas con los jóvenes, no solo lograras una conexión con ellos, sino también los comprenderás, lo cual no significa que toleremos sus errores, pecados o faltas, pero al final sabrás que están aprendiendo, que la corrección, aunque dolorosa, es buena para sus vidas de manera integral y ellos sabrán que los amas y que pueden confiar en ti.
  • Los ayudas a crecer: Jesús nos llama a dar mucho fruto y que este fruto permanezca, al conectarnos con los jóvenes y comprenderlos, los ayudaremos también a crecer y fructificar en las muchas áreas de su vida. Quieres que tu ministerio con jóvenes crezca, pues, cultívalos, no hay otra respuesta, no hay otra clave, trabaja en sus vidas y reproduce el carácter de Cristo en ellos. Esto toma tiempo, y es un proceso, pero la recompensa será ver a tus jóvenes crecer y desarrollarse como el árbol del Salmo 1, ¿lo recuerdas?....búscalo, te inspirara.
  • Te ayudan a crecer: Jesús nos enseño que “mas bienaventurado es dar que recibir”; al dar de nuestro tiempo y vida a nuestros jóvenes, también estamos creciendo junto con ellos, estamos desarrollando nuestros dones, estamos sirviendo al Señor y por defecto sirviéndoles a los jóvenes, además que llegamos a comprender que ningún esfuerzo sirve si no dependemos del Creador, esto nos llevara a tener comunión con El, lo cual nos guiara en un proceso de crecimiento, cuya finalidad es que cada día seamos mas como Jesús, como dice el apóstol Pablo en el capitulo 1 de su carta a los Filipenses, “aquel que la buena obra empezó la perfeccionara hasta el día de Cristo"
 

No hay comentarios:

Publicar un comentario en la entrada